Psicólogos en el barrio de Salamanca de Madrid

Quien piensa en fracasar ya fracasó antes de intentar; quien piensa en ganar, va ya un paso por delante
Freud

¿Cómo trabajamos?

Nuestro método de trabajo sigue una orientación Cognitivo-Conductual. Se trata de una terapia activa, basada en una relación de confianza entre paciente y terapeuta, con el objetivo de poder mejorar su bienestar emocional y sus habilidades personales.

La Terapia Cognitivo-Conductual estructura su método de trabajo en torno a 3 fases: proceso de evaluación, proceso de intervención y prevención de recaídas.

El proceso de evaluación, que se mantendrá a lo largo de toda la terapia, permite conocer a fondo las dificultades del paciente y saber cuáles son las variables sobre las que se deberá intervenir para que su sintomatología se vea modificada. En esta primera fase resulta fundamental que el paciente comprenda la explicación de por qué y cómo se desarrollan sus problemas.

¿Cómo trabajamos? consulta de psicología en el barrio de salamanca, Madrid En primer lugar se realiza una evaluación global de la problemática que presenta la persona y de su entorno (personal, social, familiar, laboral). Para ello, se realizan entrevistas con el paciente y, cuando es necesario, con personas cercanas a éste; y se aplican las pruebas (test, cuestionarios, escalas) necesarias en función de la sintomatología expresada por el paciente.

Con la información cualitativa y cuantitativa recabada, se plantean una serie de explicaciones (hipótesis) acerca del origen y las causas del problema, así como de su mantenimiento, que permitan una comprensión adecuada de su existencia y persistencia. De esta manera, se obtiene un análisis de la función que desempeña cada problema en la vida del paciente.

A partir de estas hipótesis, se elabora y adapta un plan de tratamiento individualizado con los objetivos a trabajar paso a paso. De igual modo, resulta imprescindible contar con la aprobación y el acuerdo del paciente, ya que éste deberá comprometerse y participar activamente en él. Por ello, será necesario que conozca y comprenda el porqué y la necesidad de trabajar cada objetivo (qué se pretende conseguir en cada uno).

En el proceso de intervención (tratamiento) se trabajan los diferentes objetivos mediante el empleo de diversas técnicas terapéuticas fundamentadas en la Psicología Clínica basada en la evidencia científica. En esta segunda fase se hace especial hincapié en la puesta en práctica de los conocimientos adquiridos en cada sesión. Es fundamental que el paciente realice semanalmente las tareas que le permitirán aplicar fuera de la sesión todo lo aprendido dentro de la misma.

En la tercera fase, tras la consecución de los objetivos propuestos en el plan de tratamiento, se evalúan los cambios obtenidos y se realiza un plan de prevención de recaídas. Así, ante situaciones futuras novedosas y/o de especial dificultad, se pretende evitar posibles apariciones de la problemática trabajada. Con todo ello, se garantiza la generalización y el mantenimiento a largo plazo de los logros conseguidos.

Tras la valoración del caso, el Equipo se compromete a que el paciente sea atendido por el profesional de Psicólogos MI más especializado en su problemática. En el caso de no disponer de los recursos necesarios, o ante la necesidad de un trabajo paralelo con otro profesional, el paciente será convenientemente derivado al recurso más adecuado.

Durante todo el proceso terapéutico, nuestro Equipo garantiza tanto la confidencialidad, como la ética profesional.

Volver atrá Subir